Fragmento


La letanía del agua y la resurrección
la sonrisa dulce de los jazmines
y la niña que
sostiene el ramo
es una ofrenda ella
la niña que tiene ojos
del color del mar
y el verano
que está como en vela en cada hueso
ella que vive de los augurios que vienen
con la brisa
que tiene su ligero edén de brotes verdes
ella que oye la sangre cantar
que ve las miradas de los hombres
ávidos racimos de ojos
de bañistas
derrotados
(porque todos añoran por adelantado el color del mar)
nadadores consternados
que anticipan de un momento a otro
la expropiación
de sus paraísos.

Esta entrada fue publicada en Variaciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s