Bon voyage

En estos días en los que todos miran/piensan/recomiendan series, ya encontré una que me dieron ganas de ver. Cosmos es el nombre de la saga de trece documentales en los que Carl Sagan (científico, licenciado en artes y un largo etcétera) se ocupa de la historia de la humanidad (tiempo) y las infinitas distancias de la galaxia (espacio). La mirada de Sagan hace foco sobre procesos complejos y pequeñas historias: se ocupa tanto de las teorías evolutivas (Darwin, pensar a los dinosaurios deviniendo en aves) como de unos cangrejos que parecen samuráis. Pero los momentos más intensos de su épica son aquellos en los que se ocupa de la Vía Láctea. Al inicio del primer episodio, bautizado con el hermoso título A Shores of the Cosmic Ocean, Carl se sienta en una cabina espacial desde la que observa, navegando entre planetas y estrellas, imágenes animadas del espacio. Todo acompañado por música compuesta por Vangelis, unos teclados galácticos que hacen acordar a los que toca Truffaut en Encuentros cercanos del tercer tipo. Ahí lo vemos encandilado por ese viaje, por esas imágenes que aparecen disparadas desde su imaginación, proyectadas desde sus ojos, al tiempo que su voz relata todo con pasión herzogiana. Y también con un didactismo que nos hace caer en la idea que el espacio que habitamos resulta apenas perceptible para nosotros, que somos muy chiquitos en medio de todo eso. Como cuando Sagan explica que “Si el calendario cósmico fuese una cancha de fútbol, la historia de la humanidad ocuparía apenas el tamaño de la palma de mi mano”.

Ese mismo didactismo, amable y lleno de vocación y amor, de Sagan es el que se hace presente cuando Chris Hemsworth toma una lapicera gorda para dibujar una constelación en forma de árbol sobre el cuaderno de Natalie Portman y así explicarle dónde queda la galaxia de la que él proviene. En Thor el Cosmos también tiene una presencia importante: pienso en las escenas de furiosos viajes intergalácticos y en ese final con Thor observando un paisaje infinito de estrellas pensando desde lejos a Natalie Portman, esa científica a la que llegó caído del cielo. Entonces Natalie mira su reloj y sonríe, y enseguida compartimos su optimismo porque ya vimos cómo en la escena en la que lleva en su camioneta al rubio del martillo y casi tienen un accidente, volantazo de por medio, ellos se miran y en lugar de preocuparse prefieren sonreír y seguir adelante. Thor también es una película con buen humor que sabe reírse de sí misma, como cuando dos tipos del FBI ven llegar a los amigos de Thor a la Tierra y uno los anuncia diciendo: “Acá tengo a Xena, Jackie Chan, y Robin Hood”. Esto y algunas cosas más ocurren en Thor, una de las tantas películas que se vienen estrenando en 3D (entre las que también hay que contar algunas como Tron y El avispón verde, que salieron con copias para ver con anteojitos pero que de 3D tienen poco y nada).

En estos días en los que el 3D trascendió al cine como fetiche de moda (en Mercadolibre se venden anteojos para ver videos en Youtube y jugar videojuegos; la tapa del último número de Caras y Caretas es en tresdé) Maxi Prietto editó un cassette, (a través del sello Big Making Records) que en su arte de tapa también se contagia de la manía en tres dimensiones. Claro que esto no quiere decir que Prietto haya dejado de lado sus viajes al Cosmos con Mariano, para nada, porque ellos tienen un disco doble que por ahora aguarda en boxes listo para salir a la pista en cualquier momento. Mientras tanto en BandCamp se pueden escuchar algunos adelantos que confirman a las canciones de este dúo como una nave que observa mientras transita la ciudad (Tristeza: “Tristeza venden en el parque/ la anuncian con carteles grandes/ Luces hermosas/ con forma de letras”) y también perdiéndose más allá (Vacaciones: “Pasan los campos de girasol/ pasan los fueguitos”). Canciones que miran. También como parte de este adelanto aparecen el blues incendiario Bombero y un cover de Leonard Cohen, Esta no es forma de decir adiós: palabras a la almohada y un recuerdo de días dorados que le calza perfecto a la música de Prietto y Mariano, en una versión que por momentos parece una extensión de Verano fatal.

Cosmos de Carl Sagan se filmó para televisión y hoy puede verse on-line en Cuevana, Thor todavía puede encontrarse en algunas salas (en copias con y sin anteojitos, con subtítulos o doblada) y los Prietto viaja al Cosmos con Mariano prometen cd doble para el mes que viene, mientras su primer vinilo ya está a la venta en los shows, todo esto sin olvidar el cassette de Maxi y que seguramente todas estas canciones de un momento a otro estarán disponibles para ser descargadas. Pufff, ¡Cuánto formato!

Esta entrada fue publicada en Cine, Músicas, Variaciones. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Bon voyage

  1. Marina dijo:

    ¡Qué lindo, no me había rescatado que lo de Sagan estaba en cuevana! Lo voy a ver. Y Thor es lo más, sí, porque todos los amores son intergalácticos. Yo sé que Jane va a encontrar la manera de descubrir un puente que lo traiga a Thor otra vez a la tierra, por eso al final está contenta.

    Muy lindo texto, paseo por varios planetas.

    • Aldo M. dijo:

      Ah, me re imaginaba que Thor te había gustado! y yo también pensé en eso que decís cuando vi a Natalie (porque para mí siempre que aparezca sonriendo Natalie hace de Natalie) contenta en ese final.
      Gracias, ya sabés que son mis planetas favoritos.

  2. caro dijo:

    Recomendar Cosmos es todo un acto de amor ….claro que si..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s