Un génesis propio

Por Jorge Garibotti

El génesis.

Un génesis personal.

Hoy lo veo claro, era el principio, el comienzo de la peste, el amor, la lluvia, la inundación, la sequía, la siembra, el bienestar, la eternidad, la agonía, el sueño, el frío.

Esto sería entre el 83 y el 87, yo andaría por los 16 y los 20 años. No lo sabía, pero todo estaba ahí, a mano, sólo lo debía tomar, era el momento para dar el gran salto al vacío, tenía el barro, bastaba con tallarlo y soplar para darle vida.

Un humo espeso, una niebla, una fuga de gas se fue metiendo en mis pulmones, pasando por mi médula, hasta llegar a mi cerebro. Podía respirarlo como al dióxido de carbono de los caños de escape. Eran el Parakultural, Fernando Noy, Mezcalina, Batato Barea, Urdapilleta, Tortonese, los Melli, las Gambas al Ajillo, Cemento, Sumo, Todos tus Muertos, el primer cassette de los Redondos, las radios piratas, los fanzines punks que regalaban o vendían muy baratos en la calle, los sótanos del teatro under. La historia de los Sex Pistols tocando God Save The Queen en un barco por el Támesis para evitar la censura, hacía que muchos quisieran imitarlos. Había casi una obligación de ser marginal, de ser reventado, de romper las reglas. La rebeldía punk que ya había muerto o agonizaba en Europa y EE.UU. acá comenzaba a vivir. Luca Prodan, en los reportajes que le hacían en las radios, hablaba de Joy Division y los Sex Pistols y nos hacía desear haber estado ahí.

Nueva sangre para el viejo Drácula.

Era el principio y el final de todo.

Por la calle veía melenas hippies, crestas punks, darks vestidos de negro y maquillados como Robert Smith.

Había una lujuria por la vida. Iggy Pop, los Velvet Underground y algunos otros grupos de los sesentas fueron rescatados en esa época, y los comenzamos a conocer.

Se sentían los movimientos sísmicos, los cataclismos y los gigantescos volcanes en erupción, las bacterias se criaban en los pantanos y se preparaban para formar mi piel. Para crear cuerpos, cerebros, creencias, religiones, mentiras, guerras, enfermedades, cruceros, rascacielos, submarinos, vinos, supermercados, pordioseros, cirujas, ángeles, ogros, cíclopes, sirenas, gerentes, sacerdotes, penitentes, corbatas, peluquerías.

Todo criado en un lodo inmundo lleno de microbios.

Mi columna se fue poniendo recta y mi espalda enderezando a medida que fui avanzando en una formación autodidacta y torpe. En medio de esa evolución, conocí la sala Leopoldo Lugones del San Martín, el cine Cosmos, la hebraica, algunas películas de los 70, algunas rusas y del norte europeo, a Eisenstein, Konchalovsky, Fassbinder, Pasolini, Rossellini, Cassavetes, Godard, Truffaut, Kurosawa, Shepard, Kubrick, Pekinpah, Scorsese, David Lynch, Herzog.

Todo revuelto y repleto de bacterias.

Miro y lo espero, pero mi Homo Sapiens no da muestras de inteligencia, mientras se baña en su lodo inicial.

Mis Ceratosaurus, mis Ornitholestes, mis Orthacantus, mis Smililodon.
¿Mi Aelorodon, se convirtió en lobo?

O sólo quedaron, como horribles bestias deformes, por Corrientes, por Pichincha, por Mitre, o Guardia Vieja, entre los tomates y los cirujas del viejo Abasto, cuando era un gigantesco galpón abandonado.

Un caldero sucio, para un guiso de desechos.

Las calles, la basura de los cordones, las cuadras oscuras, los edificios mal iluminados de la calle Sarmiento, de Talcahuano, de Bernardo de Yrigoyen, los borrachos, los cirujas, los guitarristas callejeros, los artesanos, los hippies, los balcones, los pibes que repartían volantes de restoranes, los cines, el viento, el frío, el calor.

Una tormenta de arena gigantesca y sin sentido. Quisimos ser la generación fuck you, guiados por algunas leyendas mal contadas, sobre las vidas de Sid Vicious, Nancy Spungen y Ian Curtis. Pero nuestros cuarenta años actuales, demuestran que no nos esforzamos demasiado en imitarlos

Bueno,
aunque sea lo intentamos,
en su momento.

Pero no importa tanto eso ahora. Pasaron tantos años.

Fuck you.

Esta entrada fue publicada en Cine, Músicas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s