Había una vez en Francia

Después de aquel Miguel que apareció tocando folklore en La Cueva, y antes del Abuelo que inundó de himnos del corazón el repertorio de toda una generación, hubo un eslabón perdido, una pieza oculta en el mapa del camino transitado por Miguel Ángel Peralta. Fue durante los años que vivió en Francia que grabó un disco que por mucho tiempo permaneció como un rumor escondido e inaccesible, y para algunos también fue inhallable pieza de colección ya que jamás se editó en Argentina. La historia cuenta que Miguel conoció en Francia un grupo de músicos y que Moshé Naim, un magnate de esos que suelen aparecer en estos casos, se entusiasmó con el proyecto y puso el dinero para financiarlo. El disco se grabó en 1973 pero recién se editaría dos años después luego de haberse presentado en vivo por la costa francesa y con el grupo ya disuelto. Estoy hablando, claro, de Miguel Abuelo et Nada.

En Et Nada la voz de Abuelo alcanza un vigor superlativo, mucho mayor al que se puede apreciar en cualquiera de sus otras etapas, y eso es decir bastante. En El largo día de vivir la escuchamos navegando sobre unos coros que encandilan en un canto de sirenas que invita a desatarnos y sumergirnos en ese llamado. Et nada está atravesado por cierto tono operístico alcanzando por momentos climas cinematográficos, como ese tren fantasma por el que nos lleva El muelle, con un Miguel en una performance épica y celestial en la que, estallando desde el sonido de un clavicordio filosísimo, su voz se va desvaneciendo como si fuera celuloide quemándose al tiempo que devela la oculta tempestad de una noche habitada por aullidos, gritos y una distorsión que parece acompañar el movimiento de unas olas que chocan contra rocas en medio de una tormenta feroz: “El muelle está desierto y un hombre viene, se acerca hacia mí: toma lo que hay en mi mano, pero no mires mi forma externa”.

Miguel Abuelo Et Nada es un disco potente, muy al palo. Canciones como Señor carnicero o Tirando piedras al río pertenecen al más furioso heavy metal, todo por responsabilidad del guitarrista Daniel Sbarra, quien luego pasaría a integrar, hasta el día de hoy, las filas de Virus. No obstante, esa furia también flota contrastando sobre melodías más calmas, porque Et nada termina siendo un tironeo entre fuerzas opuestas que nos llevan por distintos estados, ambientes de colores diferentes unidos por una misma intensidad. Entre la lista de temas también aparece una versión más extensa de Estoy parado, sentado y acostado aquella canción, también conocida como Pipo y la serpiente, que Miguel escribió junto a Pipo Lernoud y que ya había grabado en Argentina para el fundacional sello Mandioca.

En Buen día, día, el documental sobre la vida de Miguel Abuelo que se estrenó este año, Et Nada también tiene lugar, a través de una mención breve. Son unos minutos en los que algunos entrevistados (Daniel Sbarra, Alfredo Rosso, y la madre de su hijo Gato Azul: Krisha Bogdan) cuentan en forma de anécdota veloz la historia de este disco. Un ratito. Pero sí, en cambio, en el documental suenan buena parte de las canciones de Et nada, recorriendo varios tramos de una película que transita linealmente la vida de Abuelo, en estricto orden cronológico. Buen día día, que toma su nombre del disco solista que Abuelo editó en Argentina en el 84, abre sirviéndose de la primera estrofa de la canción Recala sabido forastero; de un “Había una vez…” en el que Miguel extiende la frase volviendo risa la última sílaba, tic que reitera vicioso en Et Nada, en este caso mediante un “Je-je-je…” que se estira como una carcajada suspendida. Esto, que Sergio Constantino y Eduardo Pinto utilizaron para iniciar su relato, yo lo voy a tomar para finalizar el mío con la mejor imagen: un canto juguetón y floreciente como retrato ideal de un paladín de la libertad, el mismo que gritó para siempre: “Todo lo que ata es asesino”.

Esta entrada fue publicada en Cine, Músicas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s